Blogia
José Manuel García Marín

EN UN PAÍS IMAGINARIO

EN UN PAÍS IMAGINARIO

              Había una vez un país imaginario que se diferenciaba de los demás por la ineficacia de sus gobernantes. A ello había que añadir, en realidad, el más absoluto desprecio por la población y un desmedido amor por el poder y el dinero, que era el instrumento de intercambio, que llamaban teuros y que se guardaba en entidades privadas dedicadas a ese comercio: los tancos.

            Los tanqueros ofrecían ingentes cantidades de teuros a los gobernantes, pero a cambio les exigían total obediencia a sus deseos e intereses, que los últimos, haciendo gala de su seriedad y agradecimiento, acataban punto por punto.

             Lo anterior no quiere decir que los tiputados del Tongreso no tomasen alguna medida a favor de los ciudadanos de a pie, tales como:

                       - Subida de impuestos, que dificultaba el consumo.

                       - Bajada de sueldos e inseguridad del puesto de trabajo, para facilitar la competitividad; si bien los precios no bajaron, paradójicamente, pero ya se sabe que la alta economía es muy difícil de entender.

                       - Estrangulamiento de todo servicio público, como la sanidad gratuita o la educación.

                  - Endurecimiento de las leyes de manifestación y de libertad de expresión, conjuntamente con la anulación del poder de los jueces, como una de las garantías de libertad.

                       - Igualdad ante la justicia, V. gr.: el criminal que robaba una gallina era detenido y pasaba de inmediato a cárcel preventiva. Los mayores corruptos, en cambio, debían tener la oportunidad de hacer sus declaraciones, justificando los hechos con argumentos tan peregrinos y fantásticos que contribuían a dar sal a la política diaria. Por ello, no debían ser encarcelados. Además, en gente tan seria era impensable que huyera.

            Naturalmente, con estas sabias medidas basadas en el bien común, lo normal es que fueran reelegidos.

 

NOTA: Toda semejanza con cualquier realidad es mera coincidencia, y lo del maestro Yoda se debe a que me gusta ese personaje y no obedece a ningún parecido con nadie.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

JOSE MANUEL GOMEZ ROBLES -

Querido amigo:
el pasado dia 13, cual premoniccion fatal, me llamastes, estuvimos hablandomas de una hora y cuarto y quedamos en desayunar el día 26, no podra ser; pero desde donde estes (dado que no compartiamos creencias) te llegará mi intenso recuerdo y se rememora el fuerte abrazo que nos dimos el 19 de abril, la ultima vez que nos vimos.
gracias por todo lo que has dado

José Antonio Ávila Balaguer -

Estimado amigo:
Decir amigo es decir tertulias por la tarde, saber que estabas ahí, aprender de tus charlas, saberte junto a los pobres, a los débiles. Decir amigo es dolor y rabia con la muerte, ella tendrá ahora el placer de tus charlas y de tus tardes de sabiduría. Me siento triste por no saberlo, por enterarme un día después. Te dije hace una semana que te llamaría para tomarnos nuestro "cubalibre" (manzanilla o poleo) Y ahora me dicen que te han empujado hacia el abismo del olvido. No será tal, haré lo posible por que seas recordado... amigo... mi querido amigo.

JUAN TORROBA MOLINA -

Querido amigo,

Estas mis últimas palabras sirvan para agradecerte tanto cuanto me has dado. Cada instante disfrutado en tu compañía quedará en mi memoria de manera indeleble.

Miguel Pasquau -

Así que, amigo, anoche decidiste irte de este país imaginario.

Con esa novela sobre el maestro rejero de Úbeda, a medias para siempre.

Patxi -

Como siempre, querido Jose Manuel, cualquier parecido con la realidad es rigurosamente retratada sin Photoshop ni zarandajas y
el maestro Puyoda da fe

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres