Blogia
José Manuel García Marín

Viejos senderos de al-Ándalus (1)

Viejos senderos de al-Ándalus (1)

Un sendero es una adición de pasos, de voluntades. Es más que una vía para desplazarnos porque, cuando iniciamos uno, interviene nuestra voluntad de recorrerlo pero también, inmanente, la de todos aquellos que lo hollaron hasta convertirlo en tal. Los que, a fuerza de pisarlo, dibujaron su trazo, su anchura, sus curvas, apartaron piedras o, incluso, dejaron otras. Aunamos nuestra voluntad -tal vez inconscientes de los pasos contenidos en él- a la de los que caminaron antes y, como ellos, depositamos huellas, sedimentos físicos de la energía que consumimos, residuos de nuestro paso.

Algunos de estos senderos siguen un destino semejante al del hombre: nacen, se desarrollan y se abandonan a un sueño incierto, que los hace borrosos, y del que no despertarán jamás. El humano también olvida y es olvidado. Quizá sean todas estas afinidades, este entrecruzamiento indivisible, esta urdimbre de destinos, de voluntades,  de sedimentos... hasta la del olvido, la que produzca la misteriosa interacción entre el camino y el caminante. Aquél le ofrece paisaje, rincones, acaso frescura, aromas y la seguridad de un objetivo alcanzable. Éste, su esfuerzo y la garantía de supervivencia que son sus propios pasos. El camino vive por la vida de los hombres. (Continuará)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Javier -

El sendero del conocimiento...es el sendero del agua,fluyendo,resbalando,rodeando la roca..para verterse:.. " exhalando amor de mí como el aliento, dejando las riendas del alma a mis ojos enamorados" (Ibn Hazm)...en el Océano del Mar amado.
Nuevamente, gracias por no permitir que el sufismo andalusí,sea olvidado.

José Manuel -

Estimado Sr. Abdalla:
Lo más gratificante para un escritor es encontrarse con la opinión de sus lectores. Si en alguna ocasión tiene la oportunidad de asistir a cualquier acto en que yo intervenga, estaré encantado de dedicarle "Azafrán", si así lo desea. Un cariñoso saludo.

José Manuel -

Kepa, como siempre... Un fuerte abrazo desde el sur.

Abdalla Abdalla Pérez -

Estimado Don José Manuel García Marín, he quedado encantado con el relato iniciático del discípulo Mukhtar en busca del Sendero, descrito en su novela "Azafrán", esa especie de Camino de Santiago sureño recorrido contra el Sol, en lugar de siguiendo al mismo. Le animo a deleitarnos con más lecturas como ésta. Un afectuoso saludo,

Abdalla

Kepa -

Solo tenemos un sendero para afrontar en la vida, y a veces parece que nos giramos en sentido contrario o nos sentamos a la vera a que alguién nos indique el camino que en nuestro corazón ya sabíamos que era,pero que nos atemorizaba aceptarlo. Eres un artista. Lo que me suguiere tu sendero y la urdimbre de sus destinos, voluntades y sedimentos... es una profunda formación y un divino lenguaje para comunicarla. Eskerrik asko.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres