Blogia
José Manuel García Marín

Desgarro

    A la espera de la cena, estábamos los tres en el bar de un hotel que, si bien era antiguo, conservaba el lujo que los modernos ya habían desechado: suelos de mármol, maderas y gruesas moquetas en discreto buen estado. Distanciado de nosotros, como a dos mesas, estaba sentado un anciano solo. Charlábamos animadamente; pero yo, de vez en cuando, observaba al solitario. De repente, se levantó. Interpreté que se marchaba; sin embargo, el hombre comenzó a mover las sillas una a una y a mirar debajo de ellas. Uno de mis compañeros, al ver que volcaba toda mi atención hacia el anciano, lo miró a su vez, y luego a mí.

    -¿Qué pasa? -preguntó, curioso.

    -Ese señor, que parece que ha perdido algo -dije.

    En un instante, antes de que lo hiciera yo, mi amigo, amablemente, se fue hacia él, dispuesto a ayudarle. Hablaron, pero no pude entender más que la frase final del hombre, que indujo al compañero a volverse a nuestra mesa.

    -¡Es una manía estúpida que tengo! -fue lo que pude oír.

    -¿Qué le ocurría? -me interesé.

    -Dice que hace años que, en esa misma mesa, perdió un bolígrafo, y que no puede evitar buscarlo cada vez que viene.

    Los tres nos miramos, pero ninguno se rio de tan inútil extravagancia. El anciano se acercó a nosotros.

    -Son escritores, ¿verdad?

    -Sí, ¿cómo lo sabe? -le preguntamos asombrados.

   -Me lo han dicho en recepción -respondió, antes de lanzarse a una larga perorata, salpicada de sinsentidos, que no abandonó hasta que una sospecha, alguna luz de su conciencia, se abrió paso para apuntarle que abusaba de tres desconocidos, y se despidió, dirigiéndose hacia la barra.

    -¡Qué gran soledad! -exclamó el que, de nosotros, era poeta.

    Por fin llegó nuestra cena y, con ella, la excusa perfecta para mantenernos en silencio. En un inconfesado, pero triste, silencio.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

JUAN TORROBA MOLINA -

Sabes, amigo? más de una vez me he sentido como ese hombre, pero uno acaba por acostumbrarse. Si embargo, creo que la soledad es mala compañía...debo comenzar a corregir algunas cosas en mi vida. Gracias por el mensaje.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres