Blogia

José Manuel García Marín

CLAVADAS

CLAVADAS

 

 

     

 

        Es asombroso el parecido. No podían haber elegido una actriz que se pareciera más. Por si fuera poco, el rostro de la chica transmite la dulzura y la bondad característica de esta reina que supo incumplir cada una de las cláusulas que firmó en la entrega de Granada; que expulsó a los judíos andaluces y del resto de la península, y que promovió la Santa Inquisición. ¡Un dechado de virtudes que se merece una serie!

 

 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BAJO EL SIGNO DE LOS DIOSES

BAJO EL SIGNO DE LOS DIOSES

     El miércoles, 13 de noviembre, a las 20:00, presenté la novela de Francisco Morales Lomas “Bajo el signo de los dioses”, en el Centro Andaluz de las Letras, en Málaga, en calle Álamos 24.

      En la novela histórica, el relato se asienta sobre un acontecimiento histórico ocurrido en una fecha concreta no contemporánea y alrededor de un personaje relevante o anónimo. Su propósito es entretener al lector y divulgar la historia, razón por la que debe abstenerse de modificarla, además de ser fiel a las costumbres, los ropajes, las herramientas o las armas, la gastronomía, la medicina y, al menos, a unas formas de expresión aproximadas, ya que si atendiéramos al castellano antiguo, nadie las soportaría, por su dificultad de entendimiento hoy día. En cambio, en la historia novelada, el personaje, las fechas, las batallas, el hecho histórico en sí, prevalece sobre la narración, por lo que está más cerca del ensayo que de la novela y suele ser más leída por los amantes de la historia que por el público en general; sin embargo, Francisco Morales Lomas, con su novela «Bajo el signo de los dioses», editada en Alcalá Grupo Editorial, ha sabido recoger las virtudes de uno y otro género, para recobrar, en esta ocasión, una figura para muchos olvidada y para otros ignorada: Rodrigo Calderón.

RAZONAMIENTO ERRÓNEO

RAZONAMIENTO ERRÓNEO

 

Alcalde de Camas: “No me agrada el retrato que se hizo de nuestro pueblo en Salvados”.

 

     No. El asunto no es lo que ha dicho la concejala, señor alcalde, el problema es la corrupción. Verá, haga un esfuerzo y siga este razonamiento:

 A.- Cuando hay corrupción, la concejala denuncia.

B.- No hay corrupción.

C.- La concejala no tiene nada que decir sobre ese tema.

             Es simple, ¿no? Pues ahora el siguiente (ánimo):

A.- Muchos concejales, de todos los partidos de ese ayuntamiento, aceptaban ser sobornados.

B.- Una concejala se negó a ser sobornada.

C.- Algún concejal de Camas, es honrado (mucho más de lo que puede decirse de otros ayuntamientos).

             Por otra parte, ella no ha dicho que el pueblo sea corrupto, sino aquellos ediles que aceptaron sobornos. Puede quedarse tranquilo, el pueblo sólo los ha soportado.

             Propuesta de cambio de comentario: "No me agrada que en mi ayuntamiento haya habido corrupción, según quedó claro en Salvados". Esta es la frase acertada, a no ser que prefiera solidarizarse con los corruptos en lugar de hacerlo con los honrados. Eso sería sospechoso, ¿no?


 

LA ALHAMBRA...

LA ALHAMBRA...

 

    Al día siguiente, 27 de septiembre, presenté la última novela de José Luis Serrano en Málaga, en la Librería Luces a las 19:30, junto con nuestra editora Blanca Rosa Roca y el propio autor.

 

   Al fin, coincidiendo con la celebración del milenio del reino de Granada, se publica «La Alhambra de Salomón», de José Luis Serrano, editado en Roca Editorial. Era imprescindible la aparición de esta novela, que yo calificaría de multicéfala, como ya lo fuera «Zawi», su anterior novela histórica, principalmente por cuanto, si bien la época nazarí es conocida, aunque no lo suficiente, la dinastía zirí es ignorada casi por completo y sin embargo, como refleja el autor en su relato, es el momento de la historia en el que Granada tiene su origen, primero como ciudad judía (Gharnata al-Yahud) y después en tanto capital del reino musulmán, no habiéndose hallado en ella pruebas arqueológicas de un posible pasado romano ni visigodo.

   El general desconocimiento de dicho período puede llevarnos a la errónea conclusión de que nos estuviéramos remitiendo a un pasaje árido de la historia, por lo que pudiéramos presumir de carencias en sus inicios; pues bien, como describe José Luis Serrano, nada más lejos de la verdad, porque a la par que la población empieza a gozar de canalizaciones, aljibes, plazas, mercados, etc., y desborda en poco tiempo su muralla, es decir, se configura como ciudad, aparecen personajes de una relevancia portentosa, tales como el poeta malagueño Salomón ben Gabirol, que es a quien se refiere el título y no al sabio bíblico, o Samuel Nagrela, que tienen una enorme influencia cultural -el primero- y política -el segundo-, hasta el punto de iniciarse una saga, la de los Nagrela.

   La historia no tiene compartimentos estancos porque resulta del entramado continuo y aleatorio de las acciones de los hombres, y eso atenta, en el instante más inesperado, contra la manipulación... (Leer más)

LA ALHAMBRA DE SALOMÓN

LA ALHAMBRA DE SALOMÓN

 

 

 

 

El día 26 de septiembre, a las 19:30, fue presentada la novela de José Luis Serrano en el Carmen de la Victoria, en la Cuesta del Chapiz de Granada, en la que participé con algún comentario.

 

 


La Mezquita de Córdoba... registrada por la Iglesia

La Mezquita de Córdoba... registrada por la Iglesia

Antonio Manuel Rodríguez Ramos
Doctor en Derecho. Profesor Derecho Civil Universidad de Córdoba

Abstract: Tres son las cuestiones controvertidas sobre la Mezquita-Catedral de Córdoba: titularidad (pública o privada), gestión (pública, privada o compartida) y uso (civil, ecuménico o católico). Nadie cuestiona su naturaleza de dominio público, ni su trascendencia universal. Este artículo se limita al estudio jurídico sobre la titularidad pública de la Mezquita-Catedral de Córdoba, así como la nulidad de su inscripción registral por la Iglesia Católica, debido a la inconstitucionalidad de las normas en la que se ampara, la carencia de titulo material de adquisición y la imposibilidad de usucapirla. 

La denominada popular y mundialmente como Mezquita de Córdoba, también llamada Santísima Iglesia Catedral por la Iglesia Católica, no es una cosa ni la otra: son las dos o ninguna. O un templo ecuménico (que no ecumenista) habilitado para el rezo compartido. O un monumento laico (que no laicista) como Santa Sofía en Estambul. Así se zanjaría el debate sobre la funcionalidad de un monumento singular y único en el planeta, reclamo universal de Córdoba, catalogado y protegido con dinero público como Bien de Interés Cultural (BIC) por el Ministerio de Cultura, declarado Monumento Nacional en 1882 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984. Hablaríamos de una decisión política coherente con su trascendencia histórica, artística y espiritual, que hubiera sido posible hace apenas unos años, si no fuera porque aparentemente ya no pertenece a los cordobeses, ni a los andaluces, ni a los españoles: es propiedad privada de la Iglesia Católica. ¿Es verdad? ¿Ha sido legítima esa adquisición? A mi juicio, indudablemente, no.

Continuar leyendo: http://www.secretolivo.com/index.php/2013/08/14/la-mezquita-de-cordoba-un-paradigma-en-peligro/

DEMOCRACIA DE ESCLAVOS

DEMOCRACIA DE ESCLAVOS

 

    Hay que resignarse y asumir que el pueblo es de condición inferior, por tanto no necesita casas cómodas y amplias, coches lujosos ni, en definitiva, buena vida. Una buena vida que, en realidad, no sabe valorar. ¿Acaso sabría apreciar –por poner un simple ejemplo-, el cigarral que la señora presidente de Castilla-La Mancha se compró, al contado, en Toledo? Seguro que no. ¿Quién debe, entonces, apretarse el cinturón?: el pueblo. El pueblo, que tiene costumbre. Los políticos, los banqueros, los ricos en general, tienen otra pesada carga que Dios les ha impuesto, administrar a los pobres. Caritativamente, por supuesto.

    Vistas así las cosas, ¿no deberíamos, por el bien de todos, pasar de siervos a esclavos? De toda la vida, el mercadeo con esclavos, ha sido un comercio de gran éxito. Se acabaría la crisis y la marca “España” adquiriría el esplendor que merece. Eso sí, los esclavos votarían (estamos en una civilización avanzada) cada cuatro años por el amo que prefirieran. Una democracia de esclavos. ¿Ha pensado alguna vez en esta opción, Sr. Rajoy? Seguro que sí. En ello estamos.

INOCENCIA DEL PUEBLO

INOCENCIA DEL PUEBLO

 

 

 

NOS LO HEMOS CREÍDO TODO, TODO, TODO, TODO.

 


CONDUCTA SOCIAL

CONDUCTA SOCIAL

Nunca pensé que algún día sería televisado, de principio a fin, un juicio penal; pero, por lo que vemos constantemente, con tal de conseguir audiencia, la cosa consiste en entregar carnaza a la morbosidad del público. Quizás se deba a que, bajo la capa de la presunta democracia en la que malvivimos esto sea entendido, más que como un circo, como un acto demócrata; aunque, en ese caso, ¿no estaremos confundiendo democracia con ”todo vale”?

De igual manera, tampoco comprendo que el juzgado correspondiente autorice este tipo de acciones, pero es que conforme pasa el tiempo, comprendo menos cosas. Y es que he de confesar que soy rarito. Fíjense si lo soy, que no me gustan las corbatas fosforescentes, excepto como sustitutas del chaleco reflectante para averías... ¡con eso ya quedo definido!, ¿no? Pues hay más, lo que pasa es que si lo cuento, seré tachado de antialgo.

Lo cierto es que uno se queda asombrado con los programas (si bien por los segundos que se tarda en cambiar de canal) del tipo: “chicas locas y dispuestas a todo con tal de hacerse famosas, incluso a casarse con algún tarado que publicita su mamá”. Que digo yo, ¿dónde están las feministas? Es más: ¿dónde estamos todos?

Otra cuestión que repiquetea en mis neuronas: Ahora que los presentadores aprovechan el beneficio que les dan los medios para decidirse a hacer la “o” con el canuto, ¿nadie le ha dicho a determinada señorita monísimadelamuerte que no queda bien decir: “Léete mi novela, que te va a encantar, porque es maravillosa”? ¡Qué estilazo! ¿Murió su abuela a muy temprana edad?

El problema es que, poco  poco, vamos llegando a la pregunta principal: La estupidez difundida, ¿está en consonancia con la estupidez del público o con la de los creadores de la programación?, porque si es lo segundo, se prescinde de ellos y asunto arreglado; lo triste, lo realmente patético, es que se ajuste a lo primero. Y me temo que...

El mal soldado Manning

El mal soldado Manning

     En USA tienen detenido al soldado Manning “Según su abogado David Coombs, Manning está encerrado en su celda 23 horas al día sin almohada, sábanas ni objetos personales. Su único ejercicio, según ha escrito Coombs, es caminar en una habitación vacía. Cuando duerme debe quitarse toda la ropa excepto la ropa interior y entregarla a los guardas.” (Wikipedia), por haber filtrado información sobre las carnicerías que su ejército practicó contra civiles y reporteros en Iraq; porque lo vergonzoso no es masacrar a la población indefensa, como ocurrió en más ocasiones, por ejemplo a los invitados de una boda (las bodas pueden ser peligrosas), lo inaceptable es hacer pública información de guerra de un estado democrático y respetuoso con los derechos humanos, como es EEUU, de lo que Guantánamo es una muestra que ni siquiera está en suelo USA, para salvaguardar el decoro nacional.

     Lo de la pena de muerte, que hay quien, por malicioso, enseguida la saca a relucir, se debe a que, tras un juicio con todas las garantías, se ve que el negro es culpable. Y es que es una raza insociable y arisca, como queda demostrado por el hecho de que la enorme mayoría de los que se han sentado en la silla eléctrica son negros.

    En fin, un hecho, el de Manning, que repugna a los ciudadanos americanos, porque ellos son tan sensibles que, como todo el mundo sabe, no soportan ver las cabezas de las gambas ni de los pollos. De los iraquíes, tampoco.

 

 


Biblioteca Pública Provincial

Biblioteca Pública Provincial

 

 

El jueves, día 6 de junio, a las 18:00 estuve en el Club de Lectura de la Biblioteca Pública Provincial de Málaga, en la Av. de Europa.

Se trataba de tener un coloquio sobre mis novelas; pero también del género, porque creo que todavía hay lectores que no han descubierto todo el atractivo de la novela histórica.

La actividad se desarrolló con una gran participación de todos los asistentes, para satisfacción de cualquier autor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

FERIA DEL LIBRO DE MÁLAGA

FERIA DEL LIBRO DE MÁLAGA

 

       Ayer, sabado, 11 de mayo, estuve en la Feria del Libro de Málaga, en la caseta de la Librería Arjé, desde las 18:00 en adelante, para dedicar mis novelas a los lectores que lo desearan, especialmente con la última: "La reina de las dos lunas".

       Este año, por primera vez, la Feria del Libro está instalada en el muelle 1, en el Palmeral. Esperemos que en el futuro sea un éxito, porque la comunicación al público ha brillado por su ausencia.

          Como siempre, estuve encantado de saludar a algunos de mis lectores y de cambiar impresiones con ellos.

FERIA DEL LIBRO DE VÉLEZ-MÁLAGA

FERIA DEL LIBRO DE VÉLEZ-MÁLAGA

 

 

 

 

 

     El jueves, 25 de abril, estuve en la Feria del Libro de Vélez-Málaga, de 10:30 a 14:00, en la caseta de la librería Yerma, para dedicar mis novelas a los lectores que lo desearan.

    A pesar de que es el primer año en que se celebra en serio la Feria, desde mi punto de vista fue un completo éxito, con actividades y bastante personal interesado. Por mi parte firmé ejemplares hasta que se agotaron, gracias a Mercedes, la dueña de la librería, que supo comunicar del acto a gran número de lectores.

 

 

 

CONFERENCIA

CONFERENCIA

 

Centro Andaluz de las Letras. Circuito Literario Andaluz 2013.

 

El día 23, martes y Día del Libro, tuve la ocasión de visitar la Biblioteca Pública Municipal "Entreculturas", en Las Lagunas de Mijas, para dar una charla sobre mis novelas, de 18:00 a 19:00. Me sorprendieron positivamente las instalaciones y el enorme número de volúmenes de que disponen. Fue un acto muy participativo en el que, como la mayoría de veces, me lo pasé muy bien.

 


LA "CONDENÁ"

LA "CONDENÁ"

     Hoy tres chorizos han descubierto que no se puede engañar, impunemente, a la población española y se han visto condenados a penas de prisión, menos una de ellos, que no la pisará (¿Por qué lo sospecharía yo?), pero que tendrá que pagar una multa muy elevada y, sobre todo, que ha pasado de ser "presunta" a condenada, con sus correspondientes antecedentes penales. Oficialmente, ya, una delincuente.

     Me parece una lástima que no hayan ido los tres a la cárcel; pero, al menos, se le ha borrado la sonrisa (¡dientes, dientes...!) al grupito de chabacanos.

     Quedamos a la espera de los que quedan por llegar, que es muy larga la ristra de chorizos.

PREVISIONES PARA LA SEMANA

PREVISIONES PARA LA SEMANA

Como puede apreciarse en el mapa, las tormentas de corrupciones seguirán azotando España, tanto en la península como en Baleares. Son preferentes las estafas desde los dominios del centro, así como los cohechos son de carácter general. En cambio en Mallorca lo realmente predominante son las apropiaciones indebidas.

En la zona de Valencia y Cataluña no terminan de despejarse las malversaciones; sin embargo, en Galicia aparecen vientos de sobornos. Al sur, la deshonestidad continúa en su forma habitual.

Se ha establecido una zona concreta en pleno centro de Madrid, entre la Carrera de San Jerónimo y la calle de Fernanflor, en donde la confluencia de aires viciados ha generado un desagradable hedor a podredumbre.

LA REINA DE LAS DOS LUNAS DE J.M. GARCÍA MARÍN POR MORALES LOMAS

LA REINA DE LAS DOS LUNAS DE J.M. GARCÍA MARÍN POR MORALES LOMAS

LA REINA DE LAS DOS LUNAS, ROCAEDITORIAL, BARCELONA, 2012.


          Desde la publicación de Azafrán, novela con la que alcanzó una gran repercusión, García Marín es uno de los escritores españoles que ha anclado sus naves literarias en las historias que tienen como protagonistas la cultura árabe y cristiana. Sobre Azafrán afirmé que era una visión idealizada (con mucho de cosmovisión complaciente) sostenida en un pensamiento y una erudición que conecta con lo mejor de la cultura judía y musulmana fundamentalmente. Después llegó La escalera del agua, a la que definí como una novela iniciática, de comienzo de la existencia vital, en la que el joven narrador y descendiente de moriscos, Ángel Castaño Crespo, nos explica su azarosa existencia una vez que asesina a un hombre que ha forzado a su hermana.
           En esas novelas tomaba como armazón estructural el viaje (un constructo creativo que puso de moda la novela bizantina) y ahora en su nueva entrega La reina de las dos lunas (Rocaeditorial, Barcelona, 2012) se lleva de nuevo a término con la historia del joven mijeño Estevan Peres, enamorado de la mujer del sultán de Fez, Yumana, con la que logra casarse tras una serie de peripecias muy novelescas que le dan profundidad y sentido a la obra.
            Es una intensa historia de amor (amor real en tiempos convulsos) que en las manos de García Marín adquiere un enorme interés pues es un perito en la construcción de lo esencial narrativo, en la verosimilitud de los personajes, en la imaginería y condición de ese mundo (costumbres, hábitos, formas de pensamiento, filosofía vital…), pero también en la organización de la estructura y en el manejo de la lengua. Es un producto literario en el que se nota la mano de la investigación histórica y sus continuas referencias a hábitos y costumbres de la época que permiten crear un mundo en el que visualizamos todos sus componentes y podemos penetrar con razón de ser en diálogos perspicaces y bien conducidos.
        Toma como base estructural la organización en capítulos. En total siete (el número mágico) que van desde el año 1518, fecha en que en la playa de Fuengirola es capturado por los turcos el joven Estevan para ser convertido en esclavo, hasta el capítulo siete en que tienen lugar los esponsales con la joven sultana ya cristianizada. Entre tanto, cada uno de los capítulos es una incidencia fragmentaria de la historia con los acontecimientos en torno a Fez, la ciudad donde finalmente llega como esclavo, la huida hacia España, la persecución a la que se ven sometidos por mandato del sultán que quiere darles muerte....
           La novela se va configurando por una serie de meandros internos que van mostrando las intrigas palaciegas, los intentos de asesinato del sultán (sobre el que hay todo un entramado que desea sus cabeza), la intervención casual de Estevan que salva a la sultana y los anuncios de la adivina de que finalmente vivirá lejos del harén en el que pasa su vida.
       Pero también la historia conforma el imaginario de una “cierta liberación de la mujer”. Yumana es una mujer rebelde que no está de acuerdo con su condición y desea vivir libremente, una vida propia y no una dictada por la sociedad y las costumbres de la época. Yumana se adelanta a ella y su valentía es el inicio de un tiempo nuevo. Dice la sultana: “No he nacido para ser una esposa más del monarca, depender de su humor o de su variable antojo (…) Yo soñaba con enamorarme de un hombre común (…) Ni estoy enamorada, ni deseo un hijo suyo; como tampoco envejeceré junto a él” (p. 119).
       La dificultad en la construcción de este tipo de obras radica en el exceso. Es fácil organizar situaciones secundarias, caer en el determinismo de la destreza. Pero el acierto de García Marín es su contención, su prevención, saber siempre qué cuerda ha de ser pulsada y durante cuánto tiempo. Hubiera sido fácil perderse en mil y una aventuras pero él logra introducir el punto de equilibrio en la narración de modo que todo fluye con naturalidad y contención narrativa.
        Aunque sabemos desde el principio que los enamorados van a conseguir su propósito, el secreto de la obra es la narración en sí, su gestación y sus procesos constructivos, pero también el pensamiento de los personajes que tiene tanta fuerza como la historia en sí. Pero junto a ello la intriga que, en un relato con estas condiciones exógenas, es fundamental. El acierto en su mantenimiento determinará el éxito del producto estético.

La monja que repartía bebés

La monja que repartía bebés

 

Hay quien dice que todo se paga en esta vida. ¡Pues no!, algunos se libran. Dios la tenga en los infiernos.

Muchos matrimonios que querían adoptar llegaban a sor María derivados de la Agencia Española de la Protección de la Adopción, fundada en 1969 por el fiscal del Supremo Gregorio Guijarro, padre adoptivo de gemelas. En 1980, cuando ya se hablaba de un mercado ilegal de bebés, Guijarro declaraba a EL PAÍS: “Hoy por hoy, el sistema más rápido para conseguir un niño en adopción es ganarse la simpatía de las personas relacionadas directamente con el tema: asistentes sociales, monjitas... En cuestión de adoptantes, un buen fichero está en manos de sor María Gómez Valbuena”. EL PAÍS, 13 de mayo de 2012.

Antonio Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal, declaró recientemente: “En esa congregación [las Hijas de la Caridad, a la que pertenece sor María] puede haber y hay pecadores y delincuentes (...) la Iglesia no va a oponer resistencia a que se aclaren, en justicia, las cosas”.

Pues menos mal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La percepción

La percepción

       Parece que hay una cierta confusión entre los políticos sobre lo que es la “percepción”; la del pueblo, claro, sobre lo que está ocurriendo en este país. La consecuencia es que los votantes se han hecho conscientes de que la casta política nada en un cenagoso mar de corrupción, o esa sensación tienen (tenemos). Bueno, pues no es cierto. Al menos, no debemos generalizar, porque seríamos injustos. De hecho, tengo un amigo que conoce a un profesor de autoescuela que dice que le dio clases a un joven cuyo tío carnal viajó una vez en un autobús, y su compañero de asiento juraba y perjuraba que en su pueblo, de unos trescientos habitantes, existía un concejal que jamás había metido la mano en la caja municipal, porque no había ni un euro y porque, probablemente, era honesto. Esto debe hacernos reflexionar, a fin de hacer un análisis serio de la situación.

        Es cierto que las tramas corruptas, entre las descubiertas y las que se descubrirán son numerosas y que las oposiciones, según se han ido turnando, han elevado sus quejas ante ello, con la boca pequeña, claro, porque hoy te toca a ti y mañana a mí, y ahora tú indultas al tuyo como ayer indulté yo al mío. También es verdad que, sin ese desproporcionado expolio, igual ni tendríamos crisis; pero eso no quita para que aceptemos que todos los políticos no son corruptos, sólo la mayoría. Sólo a la mayoría, pues, deberíamos encarcelarlos. Y es que el pueblo, cuando llueve, lo que percibe es que llueve, queridos políticos. Espero haberos aclarado el asunto. De nada.

LA HERMANDAD DE LA NIEVE

LA HERMANDAD DE LA NIEVE

A veces, por justificada conveniencia del escritor, en una novela histórica se adelantan hechos o circunstancias en el tiempo sin, por ello, traicionar necesariamente a la historia, dado que no son hitos que pudieran alterarla. Y es que en estos casos, el suceso es como el excipiente de un medicamento, que da consistencia a la narración sin perturbar las crónicas y asume la función de vehículo que permite dar vuelo a la novela.

En esta ocasión, la licencia se cumple con “La Hermandad de la Nieve”, de José Vicente Pascual, editada en Ediciones Evohé, pues el nevero, en cuanto a oficio reglado, no se dio hasta el siglo XIX, como el mismo autor aclara en su nota final; sin embargo, aunque antes no existiera como gremio, lo cierto es que siempre hubo quienes se encargaron de transportarla hasta la ciudad. Ya desde la época nazarí, y seguramente con anterioridad, se usaba para refrescar bebidas y mantener alimentos en buen estado.

Es en la Granada del siglo XVI, por tanto, donde se asienta la historia de una familia cristiana oriunda de las montañas de León, de donde llega Álvaro de Bayos, soldado de las huestes de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, para establecerse definitivamente, apartado de las armas. Para ello cuenta únicamente con los quinientos reales de plata que, como veterano, constituían su dote de retiro y posibilitará que arriende una finca a las afueras de Granada, y una idea fija e inmutable: fundar la Hermandad de la Nieve, con la que se convertirá en un hombre acaudalado, si bien estipulará unas condiciones férreas de comportamiento, tanto para los componentes, asalariados suyos, a los que exigirá silencio absoluto sobre los asuntos de la Hermandad y completa observancia y lealtad a sus normas, como para sí mismo. Además añadirá un requisito exclusivo para él y sus herederos varones: casar, pero sin jamás enamorarse, por el convencimiento firme de que así nunca se verán influidas sus decisiones.

En definitiva, es el anticipado fundador de un gremio, el de los neveros; no obstante, no será él, sino su nieto, Álvaro de la Santísima Trinidad de Bayos quien nos describa los aconteceres del abuelo y del padre, Álvaro Andrés de Bayos, y los suyos propios. Tres generaciones de cristianos cuyas vidas quedan enlazadas al viejo reino, en plena ebullición. A través de estos personajes, José Vicente Pascual fascina al lector, para quien recrea una atmosfera que contiene todos los aderezos para seducirlo. Gracias a ellos, aparecerán en escena moriscos huidos a las montañas, algún cura vividor, nobles musulmanes convertidos a la nueva fe para mantener su patrimonio y posición social, comerciantes, soldados, regidores, caballeros veinticuatro, taberneros compinchados con busconas y prostitutas e incluso una misteriosa “señora” que, desde su casa del Albaycín, parecía mover los hilos más sutiles de la ciudad y, por supuesto, la amenazadora sombra de la Inquisición, siempre implacable, temible para un oficio que a oídos poco avisados o envidiosos, podría estimarse de diabólico, pues transformar la nieve en hielo más se conjeturaba obra de alquimistas que de un esforzado grupo de trabajadores infatigables.

Con un argumento meditado y lúcido, por lo que tiene de original, de refrescante, “La Hermandad de la Nieve” se posará sobre el lector con la blandura de un copo, pero con la solidez del hielo, para ofrecer, de esa época granadina, una perspectiva objetiva, atrevida y placentera, como debe ser una novela. Y es que José Vicente Pascual, sin duda, sí es un alquimista de la palabra escrita.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres